La Historia de los Comienzos de Hammer

La pregunta que más a menudo me hacen cuando conozco a alguien por primera vez  es “¿cómo empezaste en este negocio?” Si alguna vez te has preguntado lo mismo, esta es mi respuesta. Es una historia sobre un punto único en el tiempo en 1987, mis experiencias, y la variedad de influencias que me llevaron a iniciar este negocio y crecer de manera constante desde entonces. Tres décadas de  trabajo duro y dedicación me han llevado desde esos humildes comienzos a lo que ves hoy.

Retrospectiva

Cuando en agosto de 1987  introdujimos nuestro primer producto, el  triatlón era la última moda deportiva. Los “yuppies” y los “baby boomers” siempre con poco tiempo, saltaban de alegría entrenando tres veces más de lo que entrenaban los atletas de un solo deporte.

Los desagradables efectos secundarios  de este entrenamiento de resistencia de alto volumen incluían fatiga, recuperación, niveles de energía agotados, anemia, deterioro de la función inmune y otras enfermedades. Ya que había estado usando antioxidantes y micronutrientes durante años para aumentar mi propia energía y resistencia, y para combatir eficazmente mi fatiga inducida por el ejercicio y los problemas de recuperación, sabía muy bien lo que estos atletas estaban experimentando, y cómo ayudarlos.

Tenga en cuenta, que en ese tiempo no eran de común conocimiento los efectos perjudiciales de los radicales libres en el cuerpo y el papel que juegan los antioxidantes en la neutralización y reparación de ese daño. No había suplementos nutricionales específicamente formulados con altos niveles de antioxidantes y micronutrientes para contrarrestar el estrés del entrenamiento de resistencia de alto volumen.

Además, la mayoría de los atletas seguían dietas equivocadas que incluían grandes cantidades de carbohidratos, un mínimo de proteínas  y cero grasas. Las opciones de alimentación durante el ejercicio eran limitadas y primitivas, con muchos atletas que favorecían los plátanos y el agua a las mezclas de colores brillantes, azúcar / sal / ácido cítrico.

En ese tiempo, la creencia popular predominante sobre la alimentación de resistencia era lo más problemático. Los expertos del día recomendaban (y las revistas informaban obedientemente)  la teoría “substituya lo que pierde”  aplicable a los líquidos, las calorías y los electrolitos. Los atletas trataban de reponer 500-800 calorías por hora en sus gargantas mientras consumían cantidades masivas de agua. Por supuesto, seguir esas prácticas no terminó bien   para la mayoría de los atletas (y aun sigue sucediendo).

Eran realmente las edades oscuras de los deportes de resistencia de una perspectiva del abastecimiento y del suplemento. Participar en un evento de 3-4 horas (y mucho menos 6, 12, 24, o más horas!)  implicaba de forma segura efectos secundarios físicos negativos como malestar estomacal, problemas  gastrointestinales  y / o calambres –  incluso una visita a la carpa médica para  una intravenosa de emergencia.

El crecimiento del deporte de triatlón en los años 80 fue seguido por los masters de ciclismo a principios de los 90 y las carreras de motos de montaña a finales de los años 90. Durante este tiempo también se inició,  el efecto “ultra”  – ultra eventos a distancia de todos los tipos imaginables  y la tendencia sigue creciendo hoy en día. A medida que el mundo de los deportes de resistencia y los atletas de resistencia ha crecido y evolucionado, también lo hemos hecho nosotros.

Esta combinación única de eventos estableció el escenario y me dio la oportunidad de crear los primeros suplementos específicamente para los atletas de resistencia. A través de los años siguientes, he continuado desarrollando  alimentos y suplementos excepcionalmente eficaces, para cubrir las necesidades de los atletas de resistencia.

 

Mis Antecedentes

Otra faceta de esta historia es cómo llegué a iniciar un negocio de venta de suplementos nutricionales en 1987, a la edad de 20 años en mi departamento de San Francisco. Nací en mi casa en 1967  en las colinas de Hollywood, antes que la matrona pudiera llegar. Mis padres eran auténticos “hippies” del sur de California. Mi padre era un quiropráctico y un defensor de la necesidad de la suplementación para una salud óptima. Mi madre era una practicante holística y matrona. En nuestra casa, no comíamos mucho azúcar, trigo o productos lácteos procesados ​​- comíamos principalmente comidas enteras y no “comida chatarra” ya que mi madre era propensa a llamar así a casi cualquier cosa que viniera en un paquete o tarro. Supongo que se podría decir que éramos granola antes de que fuera conocida. Recuerdo tomar vitaminas desde que tenía 4 años.

Llegué a los deportes a una edad temprana, específicamente cualquier cosa con ruedas, aprendí a andar en bicicleta justo después de mi segundo cumpleaños y en monopatín poco después. Para mi quinto cumpleaños, ya andaba en motos y comencé a correr BMX y motocross. Como las clases eran opcionales en la escuela “gratuita” a la que asistí, pasé la mayor parte de los días en bicicleta, en monopatín o en mi motocicleta.

En 1976 me trasladé al África central con mis dos hermanas, mamá, y su nuevo marido, que acababa de ocupar el puesto de director asociado del Peace Corp para Chad. Vivimos en la capital de N’Djamena. Los siguientes 3 1/2 años fueron algunos de los más sorprendentes y formativos de mi vida. Además de las innumerables lecciones de vida y las perspectivas alteradas que vienen de vivir en uno de los países más pobres del mundo entre los 8 y 12, podía andar en bicicleta y moto tanto como yo quería y jugar al fútbol todos los días en la escuela. Todo esto a 35° C de calor, nada menos. La hidratación y la nutrición eran una cuestión de vida y muerte, si no para mí, al menos para la mayoría de la gente que me rodea.

Nuestra segunda gira de dos años y medio a Chad fue interrumpida por la escalada de la guerra civil que envolvió a todo el país a finales de 1979. Después de una semana sitiados en N’Djamena, fuimos evacuados a un refugio seguro en el vecino Camerún por 6 semanas. Cuando nos informaron que “todo había desaparecido” y que el Cuerpo de Paz cesaba sus operaciones en Chad, volvimos al sur de California, estableciéndonos en Long Beach para mis años de escuela media y secundaria. Inmediatamente reanudé mi vida sobre ruedas, andando en bicis, monopatines y motos cuando no estaba en la escuela o trabajando para apoyar mis actividades de carreras.

En la escuela secundaria, me uní al equipo de polo acuático y natación de la Escuela Secundaria Wilson en Long Beach, una escuela que era un semillero permanente de grandes deportistas y a menudo campeón del distrito – lo que significaba 4-5 horas al día en la piscina. Pero mi verdadera pasión, era el motocross. Habían muchas competencias así que corría una o dos noches por semana, y uno o ambos días del fin de semana si no tenía un juego o una reunión. También mantuve un promedio de 3,7 en programas acelerados en la escuela y trabajé  en cualquier trabajo que pude obtener para pagar por mis carreras.

Sabía de primera mano de los efectos profundos que la alimentación y suplementación adecuada antes, durante y después del entrenamiento y las carreras pueden tener en la recuperación y en los niveles de energía. Usando una combinación de altas dosis de CoQ10 y una variedad de antioxidantes, podía soportar mi programa activamente insano. Si dejaba de tomarlos, mi recuperación se venía.

Las carreras de motos me causaron una lesión de rodilla que resultó en dos cirugías y el descubrimiento del ciclismo de ruta para la rehabilitación. Me gradué de la escuela secundaria en 1985 y luego me cambié a San Francisco para asistir a la Universidad Estatal de San Francisco, con especialización en negocios internacionales. Estacionaba autos en la noche y trabajaba en un stand de productos gourmet en Tiburón los días de fin de semana. Eso me dejaba 4-6 horas al día para andar en bicicleta, y eso es exactamente lo que hice – por todas las calles de Marin Headlands y el Área de la Bahía.

Sin embargo, rápidamente me sentí frustrado por la falta de suplementos nutricionales en el mercado que abordaran las necesidades únicas de los ciclistas de alto kilometraje y de los atletas de resistencia. Por lo tanto, volví a mi antiguo régimen de la escuela secundaria y comencé a tomar altas dosis de CoQ10 y antioxidantes. El efecto en mi energía, resistencia y recuperación fue tan increíble como lo había sido en la escuela secundaria.

Así que es 1987, con todas esas condiciones únicas y necesidades insatisfechas en el mercado que mencioné anteriormente, y con ideas de productos para hacerles frente – perfecto para un empresario que necesita un trabajo, decidí abandonar la universidad, abandonando mi plan para trabajar en el comercio internacional, para convertirme en empresario. En 1987, con el apoyo y el estímulo de mi difunto padre, Gerry S. Frank, DC, lancé E-Caps, una línea de suplementos nutricionales específicamente diseñados para los requisitos únicos de los atletas de resistencia.

Nuestro primer producto tenía un solo ingrediente, el suplemento de alta potencia CoQ10. Eso fue seguido unos meses más tarde por Race Caps y Enduro Caps – ahora combinados, actualizados, y mejorados y conocidos como el producto Race Caps Supreme.

 

Esos tres primeros productos fueron seguidos rápidamente por Boro, Chromemate, Xobaline y Energy Surge. Hasta el día de hoy,  son algunos de mis productos favoritos.

Por desgracia, Gerry murió repentinamente de cáncer en 1991, antes de que pudiera terminar su tratamiento y unirse a mí en las operaciones del día a día.

Los Primeros Años

En esos primeros años, se hizo evidente que había un vacío en los alimentos disponibles para los atletas de resistencia. Perdí la cuenta del número de clientes que relataron la misma historia: todos me contaron cómo se habían enfermado y eran incapaces de aprovechar su potencial debido a su alimentación. Esto llevó a Sustained Energy (co-desarrollado por el Dr. Bill Misner y yo), el primer producto de su clase en incorporar tres fuentes diferentes de carbohidratos complejos, proteínas y una serie de nutrientes para apoyar el metabolismo de la grasa. Originalmente lo llamábamos Wild Bill Triple X Mega Fuel durante el desarrollo, y luego Energy Surge, antes de que nos decidiéramos por Sustained Energy. Sin sabor o azúcares añadidos, Sustained Energy fue descrito como de sabor a Cheerios pasados o pasta de papel tapiz. Pero revolucionó la alimentación para ejercicios de más de 3 horas de duración.

Poco después del lanzamiento exitoso de Sustained Energy comencé a desarrollar Hammer Gel, siendo una de las primeras fuentes en Estados Unidos para Leppin Squeezy, verdaderamente el primer gel energético jamás creado. Sabía que podía mejorar el original, tal como lo hice con el concepto de “bebida deportiva”. Al igual que con Sustained Energy dejé los azúcares refinados de la fórmula Hammer Gel, optando por carbohidratos complejos en forma de malto dextrina y concentrados de frutas reales para los sabores de frutas. La falta de azúcares refinados y ácido cítrico es la razón principal  de porqué Hammer Gel funciona mucho mejor que cualquier otro gel y por qué los atletas informan que no causa los efectos secundarios que han experimentado con otros geles.

1995 fue otro gran año para mí. Comencé a introducir los Alimentos de Resistencia  Hammer Nutrition a la línea existente de suplementos de resistencia y potenciadores del rendimiento, conocidos como E-CAPS, y moví a mi familia y al negocio a Whitefish, Montana. En ese momento, el negocio consistía en sólo yo y un empleado de tiempo completo. En 2017, el equipo de Nutrición Hammer incluye  casi 50 personas en nuestra sede central de Whitefish.

La Historia Continúa

Hoy en día, Hammer Nutrition ofrece productos específicos para cubrir la gama completa de necesidades del atleta de resistencia para lograr y mantener una salud óptima y rendimiento físico antes, durante y después de cualquier tipo de ejercicio de cualquier duración. Nuestra línea incluye bebidas, geles, barras, proteínas, suplementos, productos para el cuidado del cuerpo, productos para el bienestar y más. Garantizamos la más alta calidad, eficacia, completamente natural, y las mejores opciones de precios competitivos del mercado

Brian Frank
Dueño.