Dígale Adiós al Azúcar

Dígale Adiós al Azúcar

A pesar que desde hace un tiempo algunos alimentos llevan una etiqueta que los identifica como “ALTOS EN AZUCAR”  no informan  de forma separada los “azúcares agregados”  de los que se producen naturalmente en los productos. Muchos alimentos procesados (y alimentos deportivos) contienen grandes cantidades de azúcar agregada, por lo que cambiar la etiqueta de esta manera ayudaría a los consumidores a tomar mejores decisiones de compra.

Entonces, ¿qué sucedería exactamente si uno renunciara a esos “azúcares agregados”? No es ningún secreto que la obesidad corre desenfrenada en nuestra cultura  moderna, pero renunciar a los azúcares agregados también tendría otros beneficios importantes tanto para la salud general como para el rendimiento deportivo.

Beneficios cardiovasculares: al renunciar a los azúcares añadidos  tan solo 10 días, los niveles de LDL (lipoproteínas de baja densidad) podrían disminuir hasta en un 10%. Los niveles elevados de colesterol LDL pueden aumentar el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebro vascular y aterosclerosis, una acumulación de placa en las arterias. La reducción de azúcares agregados también puede disminuir los niveles de triglicéridos y tener un efecto positivo en los índices de presión arterial (PA) en general. Reducir la presión sanguínea significa no tener que trabajar tan duro durante el entrenamiento de resistencia y las carreras, y retrasar la aparición de la fatiga.

Disminución del riesgo de diabetes tipo II: el exceso de azúcar promueve la acumulación de depósitos grasos alrededor del hígado, lo que contribuye a la resistencia a la insulina.

Mejora del estado de ánimo: aunque algunos adictos al azúcar pueden experimentar ansiedad temporal, inquietud y depresión al eliminar su consumo, estos síntomas disminuyen con el tiempo y pueden desaparecer por completo, lo que lleva a una mejor salud mental y felicidad.

Mejor sueño / cognición: no más somnolencia  a medio día por culpa de desayunos azucarados como cereales procesados, productos horneados e incluso azúcares furtivos agregados a yogures, productos lácteos y condimentos como ketchups y aderezos. Te sentirás más despierto y listo para pasar hasta las 6 en punto. Menos azúcar también significa dormir mejor por la noche. Más sueño = más tiempo para que tu cuerpo se reconstruya y se recupere.

Pérdida de peso: eliminar los azúcares agregados generalmente da como resultado mejores opciones dietéticas que incluyen más frutas y verduras frescas para satisfacer las necesidades diarias de calorías.

Mejor rendimiento deportivo: los azúcares agregados que se encuentran en muchos “alimentos” deportivos pueden provocar malestar estomacal, caída del azúcar (hipoglucemia) y disminución del rendimiento.

 

Cortar el azúcar
Entonces, ¿cómo lo haces? ¡Lea las etiquetas de nutrición en todo! Tenga cuidado con los alimentos envasados y procesados. Por lo general, muchos alimentos que no crees que tienen azúcares agregados sí lo hacen.

Si la etiqueta de un producto enumera el azúcar en el panel de nutrición (generalmente después de los carbohidratos) pero no menciona el azúcar como ingrediente, significa que el azúcar es natural y el fabricante no lo agrega.

Los “azúcares agregados” tienen muchos nombres, que incluyen: jarabe de maíz con alto contenido de fructuosa, azúcar de caña, edulcorante de maíz, fructuosa, glucosa, jugo de caña evaporado y sacarosa, por nombrar algunos. Algunos edulcorantes agregados, como el xilitol y la stevia, se consideran aceptables cuando se comen con moderación. Sugerencia: cuanto más abajo esté el ingrediente en la lista, menos estará presente en el producto (el primer elemento enumerado representa el mayor porcentaje). ¡Te debes a ti mismo el alimento correcto y sentirte genial!

 

Compartir esta noticia